dilluns, 3 de novembre de 2014

JA N'HI HA PROU!



No sóc experta en dret constitucional, ni sóc politòloga. Però sóc una ciutadana nascuda a Barcelona que estima profundament Catalunya i que vol anar a votar diumenge i, hores d’ara, encara no sé si m’ho deixaran fer.

No és normal, senyors, no és normal!

De què té tanta por l’executiu espanyol?

Quin mal els fem, si votem el diumenge?

Com poden ser tan recargolats i cínics a Madrid?

De veritat es pensen que aconseguiran que ens quedem a casa, callats?

No, senyors, no s’equivoquin. Les persones que, com jo, creuen en el seu dret legítim i democràtic de poder expressar el que pensen en relació amb el futur del nostre país sortirem al carrer, amb la butlleta impresa i el nostre document d’identitat sota del braç, i ens dirigirem, pacífica i civilitzadament (com hem fet durant tot el procés) cap a la seu que ens han assignat per exercir el nostre dret a vot.

Hi ha milions de catalans que fa molt de temps que desitgem que arribi el 9 de novembre. Hem esperat pacientment, amb tanta dignitat i serenor com hem pogut, malgrat totes i cadascuna de les barbaritats que hem hagut de sentir, malgrat totes les calúmnies que s’han dit i totes les trifulgues que s’han inventat per desanimar-nos, per desarmar-nos i per intentar que defallim i morim en l'intent.

Senyors: no només hem suportat estoicament totes les adversitats, sinó que cada vegada que en Rajoy obre la boca neix un independentista nou. M’atreveixo a afirmar que el joc brut i deshonest del govern espanyol encara ens ha esperonat més. Cada pedra al camí, cada pal a les rodes, cada intent de l'executiu per tombar el procés català, una i una altra vegada, suposa un nou estímul per a tots nosaltres per anar a les urnes el diumenge.

Volem votar i votarem.

Anirem a votar, tant sí com no.

...Només espero que ens deixin fer-ho.

I com sóc bilingüe, i tremendament educada, a continuació escriuré el text en castellà perquè pugui entendre'm tothom.

No soy experta en derecho constitucional, ni soy politóloga. Pero soy una ciudadana nacida en Barcelona que ama profundamente Cataluña y que quiere ir a votar el domingo, a pesar de que todavía no sé si me dejarán hacerlo.

¡No es normal, señores, no es normal!

¿De qué tiene tanto miedo el ejecutivo español?

¿En qué les perjudicamos si vamos a votar el domingo?

¿Cómo pueden ser tan cínicos en Madrid?

¿De verdad se piensan que conseguirán que nos quedemos en casa, callados?

No, señores, no se equivoquen. Las personas que, como yo, creen en su derecho legítimo y democrático de poder expresar lo que piensan en relación con el futuro de su país vamos a salir a la calle, con el boleto impreso y el DNI debajo del brazo, y nos dirigiremos, pacífica y civilizadamente (como hemos hecho durante todo el proceso) hacia la sede que nos hayan asignado para ejercer nuestro derecho a voto.

Hay millones de catalanes que hace mucho tiempo que deseamos que llegue el 9 de Noviembre. Hemos esperado pacientemente, con tanta dignidad y serenidad como hemos podido, a pesar de todas y cada una de las barbaridades que hemos tenido que escuchar, a pesar de todas las calúmnias que se han dicho y todas las artimañas que se han inventado para desanimarnos, para desarmarnos y para intentar que nos rindamos y muramos en el intento.

Señores: no solamente hemos soportado estoicamente todas las adversidades, sino que, además, cada vez que Rajoy abre la boca nace un independentista nuevo. Me atrevo a afirmar que el juego sucio y deshonesto del gobierno español todavía nos ha animado más. Cada piedra en el camino, cada intento del ejecutivo para deslegitimar el proceso catalán, una y otra vez, supone un nuevo estímulo para todos nosotros para ir a las urnas el domingo.

Queremos votar y votaremos.

Iremos a votar, pase lo que pase.

... Solo espero que nos permitan hacerlo.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada